PORTADA  /  APERTURA  /  PREVENCIÓN  /  DESTACADOS  /  ACTUALIDAD  /  NOTAS ECONÓMICAS CEOE  /  ESTADÍSTICA  /  FISCAL   
 Relacionada
Extintores portátiles
Dpto. Prevención de CEN
Los extintores portátiles tienen una importancia primordial en la lucha contra incendios ya que su misión es combatir el conato antes de que tome dimensiones importantes, peligrosas para vidas y bienes.

 Prevención 
 RSS PREVENCION
¿Qué nos protege del estrés?
Dpto. Prevención de CEN
El estrés es el signo de nuestros tiempos. Un cierto nivel de tensión puede motivarnos para realizar determinados esfuerzos extra que a menudo nos exigen los retos diarios. Sin embargo, si la respuesta es demasiado frecuente, intensa o duradera, puede tener consecuencias negativas.

La respuesta de estrés es un riesgo laboral muy importante que depende tanto de las demandas del medio externo como de nuestros propios recursos para enfrentarnos a él. La exposición a situaciones de estrés produce una respuesta que consiste en un aumento de la activación fisiológica, cognitiva y conductual, haciendo que el organismo se prepare para una intensa actividad motora. Sin embargo, si la respuesta es demasiado frecuente, intensa o duradera, puede tener consecuencias negativas.

Ante esto, es conveniente detectar de forma precoz esta respuesta de estrés, en este sentido, suele venir precedido de los siguientes síntomas:

• Poca disposición a asumir responsabilidades.

• Quejas numerosas sin presentar soluciones.

• Falta de relación personal con los compañeros.

• Dificultad para realizar tareas corrientes.

• Llegar tarde y salir temprano.

• Dolor de cabeza.

• Malestar gástrico frecuente.

• Aumento del número de accidentes y fallos.

• Distracciones frecuentes.

Asimismo, existen diversas estrategias para prevenir el estrés en el trabajo como:

• Planificar tareas y horarios.

• Establecer prioridades en las labores que se vayan a desempeñar.

• Identificar los objetivos y los problemas.

• Delegar parte de las responsabilidades.

• Resolver los problemas que puedan surgir mediante encuentros entre los trabajadores.

En consecuencia, el fomento de una cultura preventiva contra los riesgos psicosociales y el estrés relacionado con el trabajo debe ser una prioridad. En muchas organizaciones, las acciones para reducir el estrés dan prioridad al cambio organizativo para mejorar las condiciones de trabajo, pero hasta los mayores esfuerzos probablemente no lo erradicarán, por esta razón, una combinación de cambio organizativo y manejo del estrés muchas veces es el enfoque más útil de prevención en el trabajo.

Medidas preventivas en la empresa

Algunas estrategias de intervención y rediseño del puesto de trabajo como medidas preventivas del estrés.

• En relación con la organización, se recomienda facilitar una descripción clara del trabajo (información), de los medios materiales y de las responsabilidades. La falta de definición de lo que se espera de un individuo, que su papel sea confuso, es un factor importante en la generación de estrés. La escasa información se traduce en una sensación de incertidumbre y amenaza.

• Asegurarse de que las tareas sean compatibles con las capacidades y los recursos de los individuos, y proporcionar la formación necesaria para realizarlas de forma competente, tanto al inicio del trabajo como cuando se produzcan cambios. Hay que facilitar una información detallada sobre el significado y las repercusiones del cambio para evitar la aparición de falsas ideas que induzcan a preocupación, solicitando además la opinión de las personas afectadas.

• Controlar la carga de trabajo, tanto un exceso de trabajo como la poca actividad pueden convertirse en fuentes de estrés. Ocurre lo mismo cuando el individuo no se siente capaz de realizar una tarea o cuando ésta no ofrece la posibilidad de aplicar las capacidades de la persona. En estos casos hay que redistribuir las tareas o plantear un nuevo diseño de su contenido de manera que sean más motivadoras.

• Establecer rotación de tareas y funciones en actividades monótonas y también en las que entrañan una exigencia de producción muy elevada: cadenas de montaje, ciertos trabajos administrativos e informáticos repetitivos, etc.

• Proporcionar el tiempo necesario para realizar la tarea de forma satisfactoria, evitando prisas y plazos de entrega ajustados. Prever pausas y descansos en las tareas especialmente arduas, físicas o mentales. Igualmente, hay que planificar el trabajo teniendo en cuenta los imprevistos y las tareas extras, no prolongando en exceso el horario laboral.

• Desarrollar técnicas de enriquecimiento del trabajo para incorporar en ellos autonomía, realimentación, variedad en la tarea y habilidades demandantes, identidad de las tareas, significatividad de la misma. Facilitar grupos semiautónomos, es decir, asignación de la tarea al grupo responsable de la planificación, organización, toma de decisiones, ejecución y control.

• Favorecer iniciativas de los individuos relativas al control y al modo de ejercer su actividad: forma de realizarla, calidad de los resultados, solución de problemas, tiempos de descanso, elección de turnos, etc. Las posibilidades de intervención personal sobre la tarea favorecen la satisfacción en el trabajo.

• Explicar la función que tiene el trabajo de cada individuo en relación con toda la organización, de modo que se valore su importancia dentro del conjunto de la actividad de la empresa. Conocer el sentido de la tarea asignada repercute de manera positiva en la realización del trabajo.

• Diseñar horarios laborales que no entren en conflicto con las responsabilidades no relacionadas con el trabajo (vida familiar). Los horarios de los turnos rotatorios deberían ser estables y predecibles, con una alternancia en el sentido mañana-tarde-noche.

• Evitar ambigüedades en cuestiones como la duración del contrato de trabajo y el desarrollo de la promoción profesional. Potenciar el aprendizaje permanente y la estabilidad de empleo.

• Fomentar la participación y la comunicación en la empresa a través de los canales más idóneos para cada organización: charlas de trabajo, instrucciones escritas, tablón de anuncios, buzón de sugerencias, etc.

• Cumplir con los mínimos legales de seguridad e higiene en el trabajo sobre los estresores identificados.

Medidas preventivas individuales

• Asegurarse de que las tareas sean compatibles con las capacidades y los recursos de los individuos, y proporcionar la formación necesaria para realizarlas de forma competente. Es necesario formar e informar detalladamente a los trabajadores en la materia de trabajo a realizar.

• Fomentar la participación como factor protector de ansiedad y estrés en la medida en que su ausencia conlleva una falta de control del individuo sobre sus propias condiciones de trabajo y una sensación de bajo crecimiento personal.

• Evitar las situaciones estresantes o, si se trata de una tarea demasiado difícil, disminuir sus efectos negativos mediante una alimentación sana y equilibrada, eliminando el exceso de grasas y la cafeína, el alcohol, el tabaco, el azúcar y la sal, entre otros. También es importante, practicar algún tipo de ejercicio no competitivo como la natación, caminar, correr, hacer yoga, o también técnicas de relajación.

• Los descansos cortos (de cinco minutos cada hora, por ejemplo) más que los prolongados, se convierten en la mejor alternativa para que, poco a poco, se vaya eliminando el estrés del trabajo.

Fuentes

- Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, www.funprl.es.

- Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, www.insht.es

Beatriz Remón
Dpto. de Prevención de Riesgos Laborales de CEN

Imprimir noticia