PORTADA  /  APERTURA  /  ACTUALIDAD CEN  /  PREVENCIĶN  /  DESTACADOS  /  ESTADÍSTICAS   
 Relacionada
Vías de circulación: señalización de las superficies de trabajo
Dpto. Prevención de CEN
La correcta identificación de las distintas localizaciones permitirá la delimitación de los espacios de trabajo de las vías de tránsito y de las áreas de almacenamiento, evitando así las caídas que se producen en los desplazamientos.

 Prevención 
 RSS PREVENCION
Trabajo vertical: técnicas de acceso y posicionamiento mediante cuerdas
Departamento de Prevención de CEN
La característica diferencial de esta actividad reside en que los trabajadores, como si se trataran de escaladores de montaña, realizan su labor suspendidos en el aire y a mucha distancia del suelo.

En los últimos años el uso de técnicas de acceso y posicionamiento mediante cuerdas, conocidas como técnicas de trabajo vertical, se ha visto incrementado, ya que su uso permite llegar y actuar en lugares donde el acceso es difícil y complicado reemplazando a las técnicas tradicionales de trabajo en altura basadas en la utilización de andamios y plataformas, que en ocasiones no se pueden realizar por dificultades técnicas de montaje o por la inseguridad del procedimiento de trabajo.

La característica diferencial de esta actividad reside en que los trabajadores, como si se trataran de escaladores de montaña, realizan su labor suspendidos en el aire y a mucha distancia del suelo, utilizando, como mínimo, dos cuerdas, una de trabajo y otra de seguridad, así como dispositivos de ascenso, descenso, que les permiten llegar hasta las zonas de trabajo.

El trabajo vertical es una actividad considerada como peligrosa, por ello, todo el proceso de ejecución debe ser adecuadamente planificado y supervisado de manera que en caso de emergencia se pueda socorrer inmediatamente al trabajador y las personas que trabajan en ella deben disponer de una formación especializada.

Los trabajos verticales se requieren para muchas y diversas tareas: obras de nueva construcción, mantenimiento de edificios y monumentos, colocación de elementos publicitarios, reparación de torres energéticas y antenas de comunicación, limpieza de superficies acristaladas, soldaduras de precisión, labores de restauración, etc.

Riesgos de los trabajos verticales

• Caídas a distinto nivel: se suelen producir al efectuar los trabajos sin la debida planificación, al no utilizar Equipos de Protección Individual o usarlos inadecuadamente, por el mal estado de los materiales auxiliares, por la mala distribución de anclajes o por su insuficiencia y por la falta de formación o por ser ésta insuficiente.

• Caída de materiales sobre personas o bienes: suele suceder al llevar las herramientas sueltas o sin el equipo auxiliar de transporte en operaciones de subida o bajada, y por encontrarse personas situadas en las proximidades o bajo la vertical de la zona de trabajo.

• Cortes o heridas en la utilización de herramientas auxiliares o portátiles.

• Quemaduras al utilizar herramientas portátiles generadoras de calor.

• Contactos eléctricos directos o indirectos por proximidad a líneas eléctricas de alta o baja tensión, ya sean aéreas o en fachada.

• Fatiga por disconfort, prolongación excesiva de trabajos o condiciones de trabajo no ergonómicas.

Medidas preventivas

• Realizar el trabajo utilizando, como mínimo, dos cuerdas que deben estar sujetas a distintos puntos de anclaje, una de ellas es la “cuerda de trabajo” destinada a para las acciones de ascenso, descenso y apoyo de trabajador, y otra es la “cuerda de seguridad”, destinada a la protección del riesgo de caída del trabajador.

• Usar el arnés anticaída siempre que se efectúen tareas de trabajo vertical, asegurándose de que tenga el marcado CE ya que constituye un Equipo de Protección Individual y disponga de las prestaciones indicadas en la EN 361.

• Comprobar que todas las cuerdas, así como los dispositivos que las unen con el arnés y los puntos de anclaje, tienen el marcado CE, ya que también tienen la consideración de Equipo de Protección Individual.

• Mantener las cuerdas limpias de barro, tierra, mortero u otros elementos que dificulten sus prestaciones e impidan que todo el equipo de trabajo funcione como es de esperar.

• Nunca se debe usar una cuerda que haya sobrepasado el plazo de vida útil indicado por el fabricante ni tampoco cualquiera que esté deshilachada o presente rozaduras.

• Proteger el desgaste de las cuerdas. Tener en cuenta el rozamiento que se produce con determinadas estructuras de apoyo y recurrir a técnicas que lo eviten.

• Asegurarse de que los puntos donde se anclan las cuerdas de trabajo y de seguridad disponen de las prestaciones y de la resistencia requeridas para realizar las tareas.

• Situar siempre un segundo anclaje, como mínimo, que fije el trozo sobrante de la cabecera de la cuerda a un punto distinto del anclaje principal

• Comprobar personalmente la seguridad de todos los elementos que componen el equipo de protección anticaída antes de iniciar el trabajo, descartando cualquiera que presente daños.

• Instalar una red de recogida fijada a la fachada que permita detener cualquier objeto que caiga desde el lugar en el que se esté trabajando. Además, la vertical del área de trabajo se deberá señalizar y delimitar mediante vallas adecuadas en las zonas de paso de las personas.

• Trabajar siempre en equipo. La realización de cualquier tarea que implique el uso de las técnicas del trabajo vertical siempre requiere la presencia, como mínimo, de dos personas capacitadas y formadas en esta actividad.

• Establecer pausas y descansos que permitan disminuir la fatiga física y psíquica que implica trabajar colgando en el vacío.

• Utilizar asientos que permitan disminuir la presión que ejerce el arnés sobre el cuerpo de los trabajadores cuando realizan tareas en suspensión y contribuya a minimizar el riesgo de lesiones musculoesqueléticas.

• Llevar las herramientas y el material de trabajo sujetos al cinturón del arnés del trabajador, usando bolsas diseñadas para tal función y teniendo en cuenta que no está permitido cargar más de 10 kilos de peso.

• Cumplir con la obligación en materia de formación e información de los trabajadores. Todas las personas dedicadas a la ejecución de tareas de trabajo vertical deben estar debidamente formadas en estas técnicas por un organismo acreditado que las capatice para ello.

• Cumplir con las obligaciones que comporta la vigilancia de la salud.

Fuentes

- Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, www.funprl.es.

- Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, www.insht.es

Beatriz Remón
Dpto. de Prevención de Riesgos Laborales de CEN

Imprimir noticia