PORTADA  /  APERTURA  /  PREVENCIĶN  /  DESTACADOS  /  OBSERVATORIO   
 Relacionada
El 7 de marzo en Tudela
Jornada sobre la implantación de la Formación Profesional Dual en Navarra
Colaboración Empresas & Centros de FP para el desarrollo de prácticas laborales en empresas
La Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra, en colaboración con la Asociación de Empresas de la Ribera (AER) presentarán el sistema de FP Dual y cómo se va a articular en Navarra. El acto tendrá lugar en el salón de actos de la antigua sede de la ETI en Tudela (Plaza San Juan s/n) el jueves 7 de marzo, a las 17,00 horas.

 Apertura 
 RSS APERTURA
La Formación Profesional dual, un sistema para combatir el desempleo juvenil
En Alemania, las dos terceras partes de los jóvenes que concluyen la etapa escolar continúan sus estudios profesionales dentro de la FP dual
El Gobierno aprobó, el pasado 8 de noviembre, el Real Decreto que sienta las bases para una Formación Profesional dual en España, siguiendo el modelo alemán. De hecho, y según reconoce UGT en un informe de febrero del año pasado, "en Alemania alrededor de dos terceras partes de los jóvenes continúan sus estudios profesionales dentro del sistema de la Formación Profesional dual (España sólo cuenta con un 30% de estudiantes de FP). Gracias a este sistema, el porcentaje de jóvenes sin profesión o plaza de formación es relativamente bajo allí".

En concreto, la tasa de paro juvenil en Alemania es del 8,1%, mientras que en España este índice alcanza el 57,6%, tal y como compara Eurostat. Sin embargo, el informe de UGT también reconoce que el modelo alemán debe ser estudiado para extraer ventajas, ya que el modelo productivo español es muy diferente al germano. Por ejemplo, las empresas españolas son más pequeñas y, por lo tanto, tienen más problemas que las grandes para ofertar plazas de formación en el sistema dual.

Sistema dual de Formación Profesional en Alemania

El sistema alemán, según analiza este estudio, es un proceso para formar personas en profesiones y oficios en el cual participan de forma coordinada la empresa y la escuela. Así, el aprendiz recibe en la empresa una formación práctica, mientras que los conocimientos teóricos los complementa en la escuela. Para ello, la empresa debe contar también con “maestros guías” que guían el trabajo del alumno, en horario laboral normal, mientras dura el proceso formativo. Por su parte, el empresario facilita que el aprendiz pueda asistir a un Instituto de Enseñanza Profesional, en el cual éste recibe y aprende todas aquellas asignaturas cuya naturaleza hace más conveniente que se vean en una clase o laboratorio (dibujo técnico, idiomas, etc.).

De esta forma, tanto el maestro guía se basa en un “Plan de Formación en la Empresa” que contiene tanto las materias teóricas como prácticas que la empresa se responsabiliza de entregar al aprendiz, como la escuela profesional, a su vez, trabaja de acuerdo a planes y programas coordinados en contenidos con el Plan de Formación en la Empresa. Según la profesión escogida, la Formación dura de dos a cuatro años, en un sistema que es financiado por las empresas (pagan una remuneración mensual a los aprendices entre 300 y 800 euros) y el Estado (cubre los gastos de las Escuelas Profesionales).

Por lo tanto, se pone de manifiesto que la nueva FP dual que se pretende aplicar en España dependerá de la colaboración de las empresas, tal y como puso de relieve el editorial de “El País” tras la aprobación del Real Decreto 1529/2012 (por el que se desarrolla el contrato para la formación y el aprendizaje y se establecen las bases para la formación profesional dual). Esta norma recoge que el nuevo sistema contemplará dos formas de acceder a una cualificación técnica: a través de una nueva modalidad de formación profesional dual, en la que al menos un tercio de los estudios han de realizarse en forma de prácticas en empresas colaboradoras, o directamente a través de una empresa, mediante un nuevo contrato de formación y aprendizaje de entre uno y tres años de duración.

El modelo alemán está “basado en la experiencia y en su efectividad”, tal y como señaló un artículo de La Razón, en febrero del año pasado, que explica que la clave de su éxito está en la convocatoria de plazas. “Al contrario que en España, no son los centros de enseñanza los que ofertan las plazas, son las propias empresas las que buscan nuevos aprendices”. De esta forma, “el número de alumnos se ajusta a las necesidades del país”. Respecto al modelo de alternancia, La Razón apunta a cómo los alumnos acuden a trabajar y al centro de estudios a lo largo de la semana de forma alterna. Así, “ponen en práctica casi al instante los conocimientos que adquieren”.

Mientras, un artículo de El País de las mismas fechas, distingue hasta tres tipos de FP en Alemania. La mitad de los estudiantes de este sistema se encontrarían en el referido modelo dual. Mientras, el 20% se encuentra en una FP reglada con prácticas al final de los estudios (similar al de España) y el 30% están en heterogéneos programas de transición para que los alumnos con dificultades se reenganchen en alguno de los anteriores (algo así como los programas de cualificación inicial y las casas taller españolas”.

La fortaleza del sistema radica en la parte dual, centrada en la industria y el comercio, aunque la reglada completa (centrada en sectores como la educación, la sanidad o los servicios sociales) está ganando fuerza, según reconoce el especialista Hans-Peter Füssel a El País. El diario también destaca las condiciones de estos estudiantes. “La paga de los aprendices está regulada por convenios regionales que varían según el sector y que abona la propia empresa”. Por ejemplo, en la gastronomía un aprendiz de Berlín percibe 525 euros mensuales durante el primer año de formación, 605 en el segundo y 717 euros mensuales en el tercero. Como comparación: en la rica Baviera, un aprendiz hotelero percibe 597, 689 y 770 euros mensuales en los tres años de su formación.

Son los aprendices los que eligen donde quieren trabajar y son ellos los que envían sus solicitudes directamente a las empresas. Una vez firmado el contrato, el alumno obtiene una plaza en la escuela correspondiente, con contenidos teóricos regulados por ley, como en la secundaria. Por su parte, la empresa está obligada a cubrir la cuota de Seguridad Social, desempleo y jubilación.

Considerar la formación como un elemento de competitividad

El País reconocía que el nuevo sistema dual ha dado “excelentes resultados” en Alemania, pero que “todos los analistas consideran que la clave de ese éxito es la colaboración de las empresas, fruto de una cultura empresarial que considera la formación de sus trabajadores un elemento esencial de su competitividad”.

Según informó el propio Gobierno, la formación profesional dual debe ser una herramienta fundamental para incrementar la empleabilidad de los jóvenes españoles y luchar contra la elevada tasa de paro de este colectivo. De hecho, el Ejecutivo nacional arrojó datos (a fecha de noviembre) como el de que los trabajadores sin formación se enfrentan a una tasa de paro del 57%, y los que sólo tienen educación primaria, del 38%. Asimismo, casi el 15% de los trabajadores menores de veinticinco años no ha completado la segunda etapa de educación secundaria. El paro de este colectiva alcanza el 58%. Además, los trabajadores sin estudios obtienen salarios un 32% inferior a la media y los que sólo alcanzaron la educación primaria, salarios un 25% inferior a la media.

En este contexto, el Gobierno estima necesario rediseñar gran parte del sistema, combinando por primera vez los recursos y esfuerzos de los Ministerios de Empleo y Seguridad Social y de Educación, Cultura y Deporte. Así, el Real Decreto se configura como una norma “laboral y educativa”, debido al doble régimen jurídico de la formación dual, dependiendo de que se imparta dentro del marco del contrato para la formación y el aprendizaje, o en el marco del sistema educativo.

Según el Real Decreto, el proyecto de FP dual, que deberá ser autorizado por la Administración educativa correspondiente, se formalizará a través de un convenio con la empresa colaboradora. El convenio suscrito especificará la programación para cada uno de los módulos profesionales. Por su parte, el alumno deberá cursar previamente la formación necesario que garantice el desarrollo de la formación en la empresa con seguridad y eficacia. Mientras que las administraciones educativas se responsabilizarán de realizar el seguimiento y evaluación de estos proyectos.

El objetivo es así abrir una vía de formación atractiva y motivadora para los más jóvenes que contribuya a reducir el abandono educativo temprano; así como para propiciar una mayor implicación de las empresas en la formación de los alumnos y favorecer la empleabilidad.

Contrato para la formación y el aprendizaje

Otra de las novedades que contiene este Real Decreto es el del contrato para la formación y el aprendizaje, dirigido a jóvenes de entre 16 y 30 años sin trabajo y sin cualificación académica, que tendrá una duración mínima de un año y un máximo de tres y se debe formalizar por escrito. Al exceder el tiempo máximo se transformará en indefinido. Tal y como recogió el diario ABC, en la presentación de esta herramienta, según la ministra de Empleo, Fátima Báñez, “estamos ante un contrato muy atractivo, que piensa en darle una cualificación a muchos jóvenes españoles llamados ni-ni”.

Este contrato incluye distintos incentivos, como el de que durante toda la vigencia del contrato, incluidas las prórrogas, se aplicará una reducción del 100% de las cuotas empresariales a la Seguridad Social por contingencias comunes, así como las correspondientes a accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, desempleo, fondo de garantía salarial y formación profesional, correspondiente a dichos contratos, si el contrato se realiza por empresas cuya plantilla sea inferior a 250 personal, o del 75%, en el supuesto de que la empresa tenga una plantilla igual o superior a esa cifra.

Además, las empresas que, a la finalización de su duración inicial o prorrogada, transformen en contratos indefinidos los contratos para la formación y el aprendizaje, cualquiera que sea la fecha de celebración, tendrán derecho a una reducción en la cuota empresarial a la Seguridad Social de 1.500 euros al año, durante tres años. En el caso de mujeres, dicha reducción será de 1.800 euros al año durante tres años. Por otra parte, las bonificaciones de este contrato para el presente año quedan registradas en el Boletín Oficial del Estado del pasado 29 de enero.

Por su parte, los contratados para la formación con discapacidad podrán, entre otras cuestiones, ver ampliada la duración de su contrato hasta un máximo de cuatro años en función de las circunstancias individuales del trabajador. El 25% del tiempo de trabajo efectivo podrá dedicarse a rehabilitación, habilitación o ajuste personal o social. También, se prevé que las actividades formativas sean presenciales, de teleformación o mixtas, de acuerdo con la normativa de Formación Profesional y podrá concentrarse la actividad formativa en determinados periodos de tiempo.

Formación Profesional dual en Navarra

El pasado 18 de enero, el consejero de de Educación, José Iribas, y el secretario de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), Javier Martinena, participaron en una sesión informativa para explicar a empresarios y directivos de centros de FP en la Comunidad Foral la formación profesional dual, un programa extendido en Alemania que el Departamento de Educación pretende implantar de forma experimental en distintas especialidades durante el curso 2013-2014. En ella intervino también el director del Servicio de Formación Profesional, Marino Barásoain.

La iniciativa, que está regulada por el Real Decreto 1529/2012, combina clases lectivas con prácticas, remuneradas o no, en empresas con la finalidad de mejorar las competencias profesionales del alumnado de FP. La idea es que, al menos, un tercio de las horas del título se realice con la participación de las empresas. Y, para ello, los estudiantes acudirán dos o tres días por semana, según las especialidades, a los locales de las empresas para completar la formación que reciben en las aulas. Las prácticas se realizarán durante el horario laboral, a lo largo de 35 semanas, durante el segundo curso del ciclo formativo.
 
El modelo precisa de un plan específico de formación consensuado entre el centro educativo y la empresa, de forma que se suscribirán convenios individualizados con cada compañía. Un tutor del centro supervisará el proceso. La iniciativa ofrece numerosos beneficios para el alumnado al permitir la adquisición de competencias profesionales en escenarios reales. Con ello, se favorece que los estudiantes consigan un profundo conocimiento de la empresa, una mayor especialización y un mejor tránsito al mercado laboral. Los alumnos podrán, además, obtener una remuneración, a través de una beca-salario de entre 150 y 200 euros al mes.

 

La FP dual, en el Foro Económico Mundial

El Foro Económico Mundial publicó esta semana, en cooperación con Roland Berger Strategy Consultants, un informe titulado “Restaurar la competitividad de Europa” (Rebuilding Europe´s Competitiveness). En él se afirma, entre otros, que “un sistema de educación y formación que funcione bien es fundamental para las economías impulsadas por el conocimiento y para un eficaz funcionamiento de los mercados laborales”. El informe recalca que la adecuada cualificación de la mano de obra y su capacidad de adaptación a los cambios son esenciales para fortalecer la competitividad de una economía.

El sistema de formación profesional dual de Alemania –que también goza de tradición en otros países de habla alemana- ha demostrado ser una excelente combinación entre aprendizaje teórico y formación práctica en el puesto de trabajo y es, a su vez, un ejemplo de buena colaboración entre el sector público y el privado. La formación profesional dual ofrece la posibilidad de aprendizaje de más de 300 oficios en todos los sectores de la economía: industria, servicios y agricultura. Por supuesto, los oficios se van adaptando a los nuevos desarrollos que se han producido durante los últimos años integrando, entre otros, las nuevas tecnologías de la información. Casi un 60% de los jóvenes alemanes cursan una formación profesional después de haber finalizado la escuela, sin que ello implique una renuncia a un posterior estudio universitario.

La formación profesional es para muchos sólo el inicio de un sistema de aprendizaje a lo largo de toda la vida. La formación dual alemana se basa en una estrecha colaboración entre el sector privado y público que redunda en beneficio mutuo. El sector público asume el coste de la educación –a tiempo parcial- en las escuelas de formación profesional, mientras que las empresas soportan el coste de la formación en el puesto de trabajo y pagan al aprendiz un salario. Las empresas alemanas saben que el sistema dual les permitirá contar en el futuro con una mano de obra cualificada y ajustada a sus necesidades, motivo por el cual están dispuestos a asumir los costes.

La formación en la empresa tiene, además, la ventaja de crear una relación estrecha entre el aprendiz y sus formadores. De hecho, la mayoría de los aprendices pasan a integrarse, una vez formados, en la empresa en la que han realizado sus prácticas. Durante el periodo de prácticas, el aprendiz tiene ocasión de conocer asimismo la realidad de una empresa de primera mano, entenderá mejor el papel del empresario y estará así en condiciones de aportar, más adelante, sus ideas y sugerencias.

La combinación de teoría y práctica es la fortaleza del sistema de formación profesional dual alemán y permite lograr una buena transición entre escuela y trabajo. La formación dual sin duda contribuye a que Alemania tenga una baja tasa de desempleo juvenil y una baja proporción de personas sin cualificación.

Imprimir noticia