PORTADA  /  APERTURA  /  ACTUALIDAD CEN  /  PREVENCIĶN  /  DESTACADOS  /  OBSERVATORIO  /  EL APUNTE   
 Relacionada
Fedea
Fraude, Recaudación y Reforma Fiscal
Problemas y Perspectivas
El pasado 8 de mayo, Fedea presentó el informe de Michele Boldrin sobre Fraude, Recaudación y Reforma Fiscal. Problemas y Perspectivas

 Observatorio 
 RSS OBSERVATORIO
Fedea: la amnistía fiscal es "una medida extrema que se justifica sólo en situaciones dramáticas"
Señalan en un informe que la lucha contra el fraude fiscal no solucionará el problema del déficit.
La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) presentó, el pasado 8 de mayo, un informe acerca del "Fraude, recaudación y reforma fiscal. Problemas y perspectivas", en el que el investigador Michel Boldrin defiende que ha de lucharse contra el fraude fiscal, por razones de "equidad social y de eficiencia económica".

 Descargar fichero relacionado Fraude, Recaudaciķn y Reforma Fiscal

Sin embargo, tal y como recoge EFE, “la lucha contra el fraude fiscal no puede solucionar los problemas de equilibrio fiscal y presupuestario”. Según recoge el documento, “nos interesan más la eficiencia y la equidad que una imaginaria solución del déficit a través de la eliminación del fraude”.

Boldrin también puso de relieve que la economía sumergida en porcentaje del PIB en España es de hasta siete puntos mayor que los de países “más eficientes” como Francia, Alemania o Suecia. Según el experto, aunque España lograse “el milagro” de acercarse a estos países, tan sólo recuperaría “entre dos y tres puntos porcentuales del PIB de recaudación”. Por lo tanto, “esto por si sólo no resolvería nuestros problemas con el déficit, y además nos llevaría más de una década conseguirlo”.

Una de las explicaciones es que, en nuestro país, existen empresas “marginales y poco eficientes” que sobreviven a costa de evitar la fiscalidad, y, por lo tanto, “si se les hiciese pagar, es posible que un porcentaje del PIB también desaparecieses”. Precisamente, Fedea considera que uno de los factores para que se dé un caldo de cultivo para la economía sumergida es la del menor tamaño de nuestras empresas.

Por el contrario, es más difícil que las organizaciones de mayor tamaño incurran en el fraude. De esta forma, Fedea considera que han de crearse las condiciones económicas para que las empresas crezcan y sean eficientes. Además, Boldrin también puso de manifiesto que “no hay lucha contra el fraude sin una drástica reforma de la manera en la que el Estado recauda”.

Así, Fedea considera que, para combatir el fraude la mejor política es: desarrollo económico, la libertad de entrada, cese de los tratamientos especiales para empresas familiares y aumento del porcentaje de empresas medianas y grandes en restauración, hostelería, artesanía, etcétera

Además, “la lucha contra el fraude fiscal es un instrumento muy útil de política industrial porque, forzando a las empresas pequeñas e ineficientes a competir en los mismos términos que las grandes y más eficientes, permite a estas últimas desplegar su potencial de crecimiento”.

Boldrin también criticó nuestro modelo de IRPF, que calificó de “ridículamente progresivo” porque provoca que los profesionales más preparados “prefieran desarrollar su actividad en Suiza que en España”, donde cuesta el doble. Además, también abogó por suprimir el impuesto de sociedades, porque “no se debe tasar transacciones económicas que sirven para producir rentas”. De hecho, el informe contempla cómo “la distribución actual del Sistema Tributario español hace daño al empleo porque penaliza a trabajadores y empresas”

Respecto a la amnistía fiscal del Gobierno, Boldrin la consideró “una medida extrema que se justifica sólo en situaciones dramáticas”. Además, consideró que esta decisión del Gobierno tiene sentido si se deja claro que no habrá otra medida igual más adelante y que quien no acepte acogerse a la amnistía ahora será perseguido y castigado con más dureza en el futuro.

La triste realidad del fraude

Con todo ello, Fedea pone de manifiesto lo que, a su juicio, es “la triste realidad del fraude”, y es que “si conseguimos eliminar el fraude con instrumentos puramente represivos acabemos haciendo desaparecer una parte sustancial (entre un 10 y un 15%) del PIB español”.

Además, la realidad del fraude es que solamente una parte pequeña viene de “ricos evasores”, para los cuales la evasión fiscal es (parcialmente) la manera de estar en el mercado. En definitiva, “la causa principal del fraude fiscal y de la economía sumergida es la economía tecnológicamente retrasada e ineficiente que tenemos”.

Fedea también reconoce que en Estados Unidos “la moralidad hacia lo público es un poco mayor que en los países mediterráneos”, pero “existe una razón fundamental por la cual allí el fraude fiscal es poco más de la tercera parte de lo que es aquí o en Italia: el número de pequeñas empresas, familiares y microempresas es muy bajo respecto del total”. Aquí las pequeñas empresas tienen diez o veinte empleados. Mientras, allí tienen cincuenta o cien, y “esto marca una gran diferencia en términos de eficiencia y respecto al fraude”.

Imprimir noticia