PORTADA  /  APERTURA  /  PREVENCIĶN  /  DESTACADOS  /  ACTUALIDAD   
 Apertura 
 RSS APERTURA
"Hay que avanzar hacia una negociación colectiva más ágil, eficaz y adaptada al entorno laboral"
La Confederación de Empresarios de Navarra, el Colegio de Graduados Sociales y CEOE analizan la flexibilidad laboral
"Es necesario avanzar hacia un sistema de negociación colectiva más ágil, eficaz y adaptado a nuestro entorno de relaciones laborales". Así lo subrayó la responsable del área de Mercado Laboral y Negociación Colectiva de CEOE, Ana Herraiz, en su intervención en la jornada "Cuestiones actuales en materia de flexibilidad laboral", que organizaron, el 5 de octubre, la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), el Colegio de Graduados Sociales de Navarra y la propia CEOE, con la financiación del Servicio Navarro de Empleo.

En el marco de la jornada, Herraiz se refirió a la importancia de los convenios como instrumento de flexibilidad, es decir, de la adaptación de la empresa a las necesidades de su entorno. Así, frente a la rigidez de los procedimientos legales, “la mayor flexibilidad es posible a través de la negociación colectiva, que en nuestro país desempeña un papel fundamental”.

En concreto, un 80% de los asalariados del sector privado tienen reguladas sus condiciones a través de la negociación colectiva, tal y como puso de manifiesto Herraiz. De estos, el 89% están cubiertos por convenio sectorial (en su mayoría provinciales), frente a tan solo un 11% por convenio de empresa.

 Si bien la reforma laboral del año 2012 otorgó prioridad aplicativa al convenio de empresa en elementos propios de la flexibilidad interna como son la cuantía del salario o el abono de horas extraordinarias, sigue destacando la "primacía del convenio sectorial". Sin embargo, es “sustantivo” el número de convenios de empresa (un 77% del total de convenios, pero que tan solo cubre a un 9% de trabajadores). Además, el número medio de trabajadores cubierto por convenio de empresa es de 225, lo que revela que este instrumento se está aplicando en empresas de tamaño medio y grande. Así, “en la medida en que la estructura empresarial está compuesta fundamentalmente por pymes y micropymes, los convenios sectoriales tienen una gran importancia en las relaciones laborales”, reconoció la responsable de Negociación colectiva de CEOE.

Al margen de la estructura, Herraiz subrayó el hecho de que “la modernización de unas relaciones laborales que favorezca la competitividad empresarial está en la capacidad de dar respuesta a los cambios socioeconómicos y a las nuevas realidades del mundo del trabajo”.  Para ello, la experta abogó por “abrir espacios a la negociación colectiva, con enriquecimiento de contenidos de los convenios”, afrontando nuevos fenómenos como la digitalización, la economía colaborativa…

En este sentido, la portavoz de CEOE se refirió a las orientaciones para la negociación colectiva que ya están recogidas en el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, que suscribieron el año pasado CEOE, CEPYME, UGT y CCOO. En este acuerdo interconfederal, se llama a “fortalecer la flexibilidad interna,”, como vía “claramente preferible a las medidas de flexibilidad externa”.  Herraiz aseguró que “los interlocutores sociales prestamos mucha atención al empleo”, y reconoció que “la garantía para ello es impulsar la competitividad de las empresas”, apostando “por un modelo de competencia moderno, basado en el valor añadido, la flexibilidad interna y la estabilidad en el empleo”.

Flexibilidad negociada y tiempo de trabajo

Otra de las ponencias de la jornada fue la de asociada senior de Chávarri Abogados y doctora de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad a Distancia de Madrid, María del Puy Abril, que también se refirió a la “flexibilidad negociada”, con los deberes que comporta la obligación de negociar de buena fe.  Del Puy explicó que “negociar de buen fe equivale a tener intención real de negociar y negociar conforme a una serie de valores éticos”.

Es decir, “no basta con sentarse en una mesa a hacer el paripé”. Ante una negociación, los tribunales reclaman que se haya llevado a cabo “una efectiva y real negociación”, que se demuestre que las partes están dispuestas a acercar posturas, formular propuestas… Para esto, son de gran utilidad las actas de negociación. Por otra parte, según la doctrina del Tribunal Supremo, “la flexibilidad debe basarse siempre en la capacidad real de la empresa para afrontar la negociación”.

La jornada también contó con la intervención del catedrático de Derecho del Trabajo de la Universidad Carlos III, Jesús Mercader, que explicó cómo se ha aplicado la flexibilidad en materia de tiempo de trabajo. Según él, “ha sido uno de los terrenos donde más resultados ha habido desde la reforma laboral”, lo que lo ha convertido en un “importante elemento de ajuste en los años de crisis, que también ha servido como contención al empleo”.

La apertura del evento corrió a cargo de la secretaria del Colegio de Graduados Sociales, Elena Catalán, y la moderación de la jornada corrió a cargo del catedrático de Derecho del Trabajo de la Universidad Rey Juan Carlos, Guillermo Barrios. 

Imprimir noticia