PORTADA  /  DESTACADOS  /  APERTURA CENTRAL  /  SUBVENCIONES Y NOVEDADES  /  LA VENTANA DE LA EMPRESA   /  PÍLDORAS PARA EL CRECIMIENTO   
 Píldoras para el crecimiento 
 RSS PILDORAS PARA EL CRECIMIENTO
"Cambiar personas, la auténtica revolución y transformación"
En esta sección, contamos con las firmas de expertos colaboradores del proyecto estratégico de CEN "Consolidación y crecimiento de empresas de tamaño medio", que ayudan a las empresas a implantar sus estrategias de crecimiento. Esta semana, Marc Vigilante, director asociado de Humannova, nos habla de la importancia de la gestión de personas.

Nuevas formas de gestión organizativa para impulsar el crecimiento empresarial

Marc Vigilante, director asociado de Humannova 

No explico nada nuevo si afirmo que estamos en un entorno socio-económico y cultural completamente dinámico y transformador. Lo que ayer valía, hoy está desfasado y mañana estará obsoleto. Los paradigmas que antes tenían una validez de años, hoy en día no se sustentan en el tiempo.

En entornos tan complejos como los actuales es necesario que las empresas estén alineadas con los procesos acelerados que les exige el entorno. Los cambios siempre son mucho más rápidos que la capacidad de las empresas para adaptarse a esos cambios. Por ello, uno de los principales objetivos de las empresas tiene que ser el intentar minimizar esa diferencia entre lo que el entorno socio-económico exige y lo que realmente pueden dar de sí.

El crecimiento empresarial requiere, por tanto, de medidas impulsoras y de cambios constantes que favorezcan esta aceleración. Sin cambio no hay crecimiento y sin crecimiento no hay mejora ni desarrollo.

La grave crisis moral y financiera que hemos vivido estos años ha hecho que muchos modelos empresariales quedaran de golpe anticuados y arrastraran a las compañías hacia el precipicio de la desaparición y la bancarrota.

Los retos asociados a esta nueva situación implica que los líderes deben empezar a gestionar entornos hiperexigentes y desconocidos sin saber bien la manera de hacerlo. Se requiere de una agilidad y adaptabilidad prácticamente desconocida hasta ahora.

Estos años han requerido un esfuerzo extraordinario por parte de los líderes (de todos) para agilizar y adaptar las organizaciones a los continuos cambios experimentados. Dichos cambios sumados a la irrupción masiva de la tecnología y la digitalización han hecho que la flexibilidad y la toma de decisiones a la hora de implementar los cambios fueran la clave del éxito y de la supervivencia organizativa, así como la capacidad de diagnosticar y desplegar recursos necesarios a una velocidad previamente impensable.

Todo esto ha hecho que surgieran nuevos modelos de negocios haciendo necesario nuevos modelos y estilos de liderazgo personal y organizativo más flexibles, ágiles y horizontales.

¿Cómo puede actuar una organización en un entorno tan complejo y volátil?

Destacaría 5 claves que considero básicas para la supervivencia de una organización en un este tipo de entorno y sustentar una base empresarial y humana sólida capaz de mantener el éxito extendido en el tiempo.

1.- La capacidad de adaptación al cambio y la rapidez con la que se haga. Se nos exige agilidad, flexibilidad e innovación continua. Hoy en día nada perdura mucho tiempo. Los entornos son altamente volátiles y las decisiones deben ser rápidas y en línea con lo requerido por el entorno.

2.- Apostar por el liderazgo transformador y en red. Cada vez más las estructuras rígidas quedarán obsoletas y pasarán a ser estructuras de tipo neuronal y comunidades específicas de conocimiento compartido y colaborativo. El trabajo por proyectos es y será la base del éxito empresarial, eliminando estructuras jerarquizadas y extremadamente burocratizadas.

3.- Incorporar la innovación y el uso de metodología ágiles para impulsar el crecimiento, la mejora continua y como resultado ganar en eficiencia y productividad respecto al mercado y la competencia.

4.- Centrarnos en las personas y sus emociones como clave del éxito organizativo. Invertir en desarrollo del talento y fomentar la autonomía y la autogestión de nuestros equipos. Desarrollar y potenciar a nuestros equipos debe ser parte de nuestro ADN para fomentar la innovación y la creatividad en entornos altamente tecnificados.

5.- Entrar de lleno en la llamada transformación digital, que no deja de ser una transformación cultural de valores y principios y de formas de entender lo que nos rodea a nivel tecnológico pero también humano. Entender las emociones y usarlas para un bien común y compartido. Las organizaciones no se cambian, se cambian a las personas.

Cambiar personas, aunque difícil, es posible, y esa es la auténtica revolución y transformación de la que hablamos. La tecnología y lo digital es una forma, un medio, un camino para llegar a lo que realmente nos interesa, un cambio personal para crear un cambio cultural y organizativo en línea con las necesidades de un mundo que se transforma día a día de manera extraordinaria.

Marc Vigilante es uno de los expertos colaboradores en el proyecto estratégico de CEN de "Consolidación y crecimiento de empresas de tamaño medio"
 

 

Imprimir noticia