PORTADA  /  PREVENCIĶN  /  DESTACADOS  /  ACTUALIDAD  /  NEGOCIACIĶN COLECTIVA  /  APERTURA CENTRAL  /  LA VENTANA DE LA EMPRESA    
 Destacados 
 RSS DESTACADOS
Jornada de APD en la sede de CEN
Carlos Solchaga: "España, poco a poco, ha ido aumentando su peso en el conjunto de las exportaciones mundiales"
APD y PwC organizaron, el 16 de noviembre, en colaboración con varias entidades navarras, en las instalaciones de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), el encuentro-empresarial “La política económica en condiciones de incertidumbre” de la mano de Carlos Solchaga, presidente de Solchaga Recio & Asociados; y ex ministro de industria y energía, así como de economía y hacienda.
 
Previo al encuentro-empresarial se desarrolló el último Consejo de APD en Navarra del año. Así, se puede resaltar que el 2018 va a cerrar con un total de 21 actividades, 18 ya realizadas y 3 previstas como cierre de año, a las que han asistido hasta la fecha un total de 1.137 directivos y empresarios navarros, de 163 empresas socias en Navarra. Un año en el que el Consejo de APD en Navarra ha incorporado a 11 nuevos consejeros y ha cambiado de presidente, por finalización de mandato de acuerdo a los estatus de Asociación; siendo Benito Jimenez, director general-CEO de Congelados de Navarra, el actual presidente de APD en Navarra. 
 
Respecto al encuentro empresarial que reunió a más de 120 directivos y empresarios del tejido empresarial navarro, cabe destacar la presencia en la apertura del mismo de Benito Jiménez, presidente en Navarra de APD y, presidente y director general de Congelados Navarra; así como de David Zubizarreta, socio de PwC, quienes tras las respectivas presentaciones cedieron la palabra a Carlos Solchaga. 
 
De izda. a dcha.: José Antonio Sarría, presidente de CEN; Benito Jiménez, presidente de APD en Navarra; Carlos Solchaga, exministro de Economía y Hacienda; y David Zubizarreta, socio de PwC
 
Durante su intervención, Solchaga subrayó que, España es una de las economías más abiertas del mundo; un mundo que como señaló, siempre ha tenido algo que genera incertidumbre; pero ninguna inquietante; “ni la impredecibilidad del presidente de EE.UU.”, matizó. 
 
Asimismo, destacó que a nivel global no se puede hablar de una desaceleración cuando la economía del planeta crece; aunque sí es cierto, como indicó, que hay acontecimientos que puede perturbar esta situación. Sin embargo, cuando se refirió a la situación de la Unión Europea, Solchaga tiene claro que “la UE se desacelera y gravemente. Que Alemania empiece a bajar, es inquietante al igual que el poder del contagio de lo que ocurre en otros países”. A esto sumó la gravedad del Brexit. 
 
En palabras de Solchaga al respecto del Brexit, “lo mejor de este proceso es que sea suave, donde la situación que venga sea lo más parecido a la actual, que no haya grandes diferencias; aunque sí las habrá porque no se puede tener lo mejor de las dos partes”. Así matizó que “el Brexit ha sufrido cambios interesantes, como el hecho de llegar a un borrador de acuerdo, Es muy importante. Que se haya llegado a un borrador de acuerdo indica que hay terreno para llegar a un entendimiento”.  
 
Nuestros problemas, según Solchaga, están en nuestro país. “La economía va bastante bien. Este año el PIB va a crecer; la demanda interna se mantiene y seguimos teniendo una balanza de pagos por cuenta corriente positiva y los que sabemos, podemos decir que si esto se cumpliera como creo que va a ocurrir, tenemos 8 años positivos y por tanto desendeudamiento. Esto no ha ocurrido porque se ha ganado competitividad. España, poco a poco, ha ido aumentando su peso en el conjunto de las exportaciones mundiales”. 
 
Para Solchaga, es la política la que genera incertidumbre, no la economía. Así hizo referencia a la fragilidad actual del gobierno e indicó que “la fragilidad parlamentaria actual requiere de equilibrios más propios de un equilibrista de circo, que de un trabajo más propio de un Parlamento; y tan sólo el deseo de evitar las elecciones anticipadas, hacen que este gobierno siga en el poder. Nadie quiere tener elecciones anticipadas”. Así señaló que la fragilidad del gobierno, es cierto, que impide poder poner medidas en marcha que son necesarias para el país, pero también tiene según Solchaga “la ventaja de no poder hacer muchas tonterías, aunque genere un sabor agridulce”. 
 
En este sentido, Solchaga quiso hacer hincapié en una situación de inestabilidad como la actual a nivel político, no puede durar en el tiempo, y hay que tener claro que “una sensación de fragilidad e incertidumbre tiene que desembocar en unas elecciones. Éstas no son el final de nada, sino el comienzo de algo”. A lo que finalizó indicando que “de acuerdo a los que se observa, no se ven cambios en la distribución del poder entre las principales fuerzas políticas de nuestro país”. 
Imprimir noticia