PORTADA  /  PREVENCIĶN  /  DESTACADOS  /  APERTURA CENTRAL  /  LA VENTANA DE LA EMPRESA   /  MEJORA DE LA COMPETITIVIDAD A TRAVÉS DE LAS PERSONAS   
 Apertura central 
 RSS APERTURA CENTRAL
CEN advierte de unos PGN excesivamente optimistas en los ingresos que incrementarán la deuda de los navarros
La Confederación de Empresarios de Navarra (CEN) mostró su preocupación ante un anteproyecto de Presupuestos Generales de Navarra para 2019 excesivamente optimista en la parte de ingresos y que vuelve a incrementar la deuda de todos los contribuyentes, en la sesión del Consejo Económico y Social celebrada el 29 de octubre.

En su valoración, la Confederación advirtió de que la política de endeudamiento público recurrente no es sostenible en el tiempo, y menos aun cuando el destino de esa deuda es la financiación de gasto corriente. Aún así, el Gobierno de Navarra plantea en su anteproyecto más gastos que los ingresos esperados, además de unas previsiones de ingresos bastante excesivas, lo que llevará a aumentar la deuda de todos los navarros, sin un plan que refleje no solo cómo frenar este incremento sino incluso cómo afrontar la devolución de esta deuda.
 
Una previsión de ingresos no realista en un entorno de ralentización económica
 
En su análisis del capítulo de ingresos, CEN considera que la previsión de recaudación tributaria para 2019 es excesiva y poco prudente, en relación con el crecimiento real de la economía (para 2019, el cuadro macroeconómico del Gobierno de Navarra prevé un incremento del PIB real del 2,7%, frente al 3,3% previsto para este año). Por tanto, si se ajusta el gasto a un nivel de ingresos difícilmente realizable, esto conllevará más déficit.
 
CEN también realiza una valoración de los diferentes tributos contemplados en el anteproyecto. Por ejemplo, en IRPF, se prevé un incremento de los ingresos del 6,3% sobre el cierre previsto para 2018. Es decir, se agrava la presión fiscal sobre las rentas del trabajo y las familias. Además, se advierte de que parte de dicha recaudación deriva del gravamen de rentas que no son reales, sino nominales. Por otra parte, se advierte de que la recaudación del IRPF de este año 2018 se prevé que crecerá tan solo un 3,6%, mientras, que País Vasco ha crecido sus ingresos un 7,5% sin subidas de impuestos a familias y con mejor fiscalidad del ahorro. Es decir, con mejor fiscalidad se pueden generar más ingresos que con subidas fiscales.
 
Del mismo modo, en el Impuesto sobre Sociedades, en los últimos años, la presión fiscal en las empresas navarras se ha incrementado notablemente. A pesar de la fuerte subida, y con la economía creciendo a más del 3%, la recaudación del Impuesto sobre Sociedades no ha aumentado entre 2017 y 2018. 
 
En cuanto al Impuesto sobre Patrimonio, Navarra cuenta actualmente con uno de los tributos más gravosos de toda España, especialmente en lo que atañe a los empresarios familiares. Esto ha supuesto que, en los últimos dos años, en la Comunidad Foral se hayan producido numerosas deslocalizaciones de contribuyentes, con la consiguiente pérdida de recaudación directa en el IRPF y en el Impuesto de Patrimonio, y con el efecto de pérdida de atractivo para futuras inversiones. También la fortísima subida producida este año en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones está provocando deslocalizaciones de grandes contribuyentes.
 
La Confederación también resalta la fundamental lucha contra el fraude, aunque también se pide que las actuaciones de Hacienda sean razonables y distingan el fraude de algunos incumplimientos que derivan más de la dificultad de cumplimiento de las normas, del exceso de obligaciones formales, o incluso de interpretaciones razonables de la norma que divergen de la opinión oficial. CEN también hace un llamamiento a la simplificación del sistema tributario y a la cada vez más necesaria, y menos existente, seguridad jurídica.
 
Aumento del gasto en personal y menos recursos en Desarrollo Económico
 
Por otra parte, en el aumento de gastos, CEN destaca el incremento del capítulo 1, relativo al personal, que vuelve a incrementarse muy por encima de la proporción del presupuesto. Para un incremento presupuestario del 3,41%, el capítulo 1 se incrementa en más del doble, un 7,73%. De hecho, por primera vez en los últimos años, esta partida supera el 30% del presupuesto total, alcanzado el 31,23%. En este aspecto, la Confederación recuerda que es responsabilidad del Gobierno la eficiencia en su gestión de personal y que la subida en casi 100 millones de euros de este montante debe traducirse en una mayor calidad del servicio ofrecido al ciudadano.
 
De hecho, la Confederación advierte del grave problema de gestión administrativa del que adolece la función pública. Es decir, pese a aumentarse el gasto en personal, esto no se traduce en una mayor agilidad y proximidad al ciudadano, al contrario, la burocratización de la administración cada vez es más profunda y por lo tanto es más lenta, más pesada y más consumidora de recursos.
 
En cambio, en lo relativo al presupuesto de Desarrollo Económico, encargado de cuidar, incentivar, impulsar, desarrollar y facilitar el crecimiento de la actividad económica, no solo no incrementa su dotación, sino que esta se ve recortada.  De hecho, el fomento de la inversión se reduce drásticamente pasando de 27 millones a 20. Esto supone la cifra más baja de los últimos quince años, incluso cuando el presupuesto de Navarra era de casi 1.000 millones menos. En este sentido, habría que remontarse al siglo pasado para encontrar importes tan bajos en estas ayudas al fomento de la inversión de las empresas. En cambio, sí se observa el mantenimiento de la tendencia creciente y, por lo tanto, de mejora en el área de I+D+i. Se reconoce, en este sentido, el esfuerzo del Departamento en la dedicación de recursos a algo tan básico y fundamental para Navarra.
 
Tampoco tienen cabida en los presupuestos aspectos tan importantes para la competitividad de Navarra, como el relativo a infraestructuras necesarias. CEN advierte de que las carreteras empeoran y un mantenimiento mínimo garantizaría evitar grandes desembolsos a futuro que las próximas generaciones deberán realizar. También se echa en falta que se contemple el impulso al Tren de Alta Velocidad, que los empresarios llevan años reclamando. Asimismo, no se observa ningún impulso para la ejecución del Canal de Navarra.
 
En cambio, sí aumenta su dotación presupuestaria el Departamento de Derechos Sociales, que destina casi 100 millones de euros a la renta garantizada, pese a la mejora de la economía y la disminución de empleo. CEN considera que este es un servicio necesario, aunque advierte de cómo esta partida incrementa paulatinamente sus recursos todos los años. En este sentido, la Confederación recuerda al Gobierno de Navarra que debe centrar sus esfuerzos en la obtención de un trabajo para los receptores de esta renta y, en este aspecto, la relación entre empresas y Administración debe ser más estrecha que nunca con una colaboración cercana y leal.
Imprimir noticia