PORTADA  /  PREVENCIÓN  /  DESTACADOS  /  ACTUALIDAD  /  DÓNDE HEMOS ESTADO  /  APERTURA CENTRAL  /  SUBVENCIONES Y NOVEDADES  /  LA VENTANA DE LA EMPRESA   /  CRECIMIENTO   
 Prevención 
 RSS PREVENCION
La coordinación de actividades empresariales, analizada en CEN
CEN, la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales y el Grupo Preving analizaron, el pasado 20 de junio, la importancia de contar con una correcta coordinación de actividades en la empresa.

Para ello, se contó con la intervención del responsable de Coordinación de Actividades Empresariales y Construcción del Grupo Preving Prevenna, Miguel Ángel González Aguado. El experto advirtió de la necesidad de gestionar este aspecto, que ya viene regulado en el artículo 24 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, y establece que “cuando, en un mismo centro de trabajo, desarrollen actividades trabajadores de dos o más empresas, éstas deberán cooperar en la aplicación de la normativa sobre prevención de riesgos laborales. A tal fin, establecerán los medios de coordinación que sean necesarios en cuanto a la protección y prevención de riesgos laborales y la información sobre los mismos a sus respectivos trabajadores”.

 

Este precepto vino desarrollado posteriormente en reglamento derivado del Real Decreto 171/2004, en materia de coordinación de actividades empresariales. Según explicó González, “a nivel conceptual, la coordinación de actividades es sencilla”. En cambio, a nivel práctico, “en la interacción entre empresas, esto se complica. Si hay problemas de información entre ellas, esto hace que la accidentalidad crezca”. En este sentido, el experto dio algunos consejos prácticos para una correcta coordinación.

González advirtió de algunos fallos frecuentes en las empresas a la hora de coordinar sus actividades. Por ejemplo, “se piensa que el control documental lo es todo, dedicándole mucho tiempo y esfuerzo a gestionar documentos… para luego no hacer nada más”. Según el experto de Preving, es importante que cada parte asuma responsabilidades, así como las evaluaciones de riesgos estén bien hechas, y “no sean un mero intercambio de papeles”, sino que la evaluación esté “adaptada a la realidad de cada empresa”.

Imprimir noticia