PORTADA  /  PREVENCIĶN  /  DESTACADOS  /  APERTURA CENTRAL  /  SUBVENCIONES Y NOVEDADES  /  LA VENTANA DE LA EMPRESA    
 Destacados 
 RSS DESTACADOS
Internacionalización
CEN analiza las relaciones comerciales con Canadá, en una jornada sobre el CETA
El Acuerdo Económico y Comercial Global entre la UE y Canadá, (CETA) entró en vigor provisionalmente el 21 de septiembre de 2017, casi un año después de su firma en octubre de 2016.Para analizar la incidencia del CETA en la economía navarra, tuvo lugar un encuentro empresarial organizado por ICEX, la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN) y la embajada de Canadá, el pasado 7 de junio.

El Acuerdo Económico y Comercial Global entre la UE y Canadá, (CETA) entró en vigor provisionalmente el 21 de septiembre de 2017, casi un año después de su firma en octubre de 2016.Para analizar la incidencia del CETA en la economía navarra, tuvo lugar un encuentro empresarial organizado por ICEX, la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN) y la embajada de Canadá, el pasado 7 de junio.
 
En la apertura de la jornada, intervino el presidente de CEN, José Antonio Sarría, que destacó la importancia de las relaciones comerciales con Canadá en el comercio exterior de la Comunidad Foral. De hecho, durante el primer trimestre del año, Navarra exportó a Canadá bienes por un valor de 12,4 millones de euros, lo que representa un 0,5% del valor total de las ventas al exterior de la región. Esta cantidad supone un aumento del 0,3% respecto al año pasado.
 
Los aspectos que afectan a competencias compartidas entre la UE y sus Estados Miembros no entrarán en vigor hasta la completa ratificación del Acuerdo por todos los Estados Miembros (España y otros diez ya lo han hecho); estos aspectos son: las inversiones en cartera, la protección de las inversiones y su mecanismo de solución de diferencias y la solución de litigios en materia de propiedad intelectual. 
 
El objetivo inmediato de la entrada en vigor parcial del  acuerdo en sus aspectos estrictamente comerciales es incrementar el comercio bilateral y los flujos de inversión entre ambas zonas  con vistas a contribuir al crecimiento económico y la generación de empleo. Se prevé que el Acuerdo permita hacer crecer las exportaciones de la UE en 26.000 millones de euros anuales.
 
El Acuerdo ofrece a las empresas de la UE más y mejores oportunidades en Canadá, elimina los DERECHOS DE ADUANAS y las restricciones de acceso a los CONTRATOS PÚBLICOS, abre el mercado de SERVICIOS y ofrece condiciones más previsibles a los INVERSORES. También defiende la PROPIEDAD INTELECTUAL y las DENOMINACIONES DE ORIGEN de la UE y respeta plenamente las normas europeas sobre derechos del consumidor en materia de SEGURIDAD ALIMENTARIA y DERECHOS LABORALES.
 
El CETA es, además, un acuerdo muy garantista al incluir un Instrumento Interpretativo Conjunto que clarifica lo acordado. Se trata de un documento jurídicamente vinculante que contempla: 
 
El derecho de los gobiernos a legislar en interés público.
El derecho a facilitar, regular y apoyar la prestación de servicios públicos, incluidos los ámbitos de seguridad alimentaria y salud pública. 
Un nuevo Sistema de Tribunales para la solución de conflictos relativos a las  Inversiones.
 
La UE y Canadá quieren que el CETA ayude a reforzar el crecimiento económico, el desarrollo social, cambio climático  y la protección del medio ambiente. Por eso incluye las obligaciones de ambas partes en los acuerdos internacionales sobre derechos de los trabajadores y protección de la naturaleza. En la aplicación de estos compromisos, el CETA concede un importante papel de supervisión a la sociedad civil: asociaciones empresariales, sindicatos, organizaciones de consumidores, grupos de defensa del medio ambiente y  ONGs.  
 
La entrada en vigor provisional del CETA  da un fuerte  impulso a la relación económica bilateral, además de representar un modelo a seguir en los futuros Acuerdos de la UE con terceros países.
Imprimir noticia