PORTADA  /  APERTURA  /  PREVENCIĶN  /  DESTACADOS  /  ACTUALIDAD   
 Relacionada
Sigue en directo el Congreso
 Actualidad 
 RSS ACTUALIDAD
"Es necesario que las organizaciones cultiven entornos de confianza y crecimiento personal"
"El papel de las personas en las organizaciones del futuro" ha sido uno de los elementos de análisis en el 50 Congreso AEDIPE

AEDIPE ha congregado a más de trescientas personas, los días 6 y 7 de octubre, en su 50 Congreso nacional celebrado en Pamplona. Este evento ha reunido a expertos nacionales e internacionales de primer nivel que han reflexionado sobre “el futuro del trabajo”. 

En concreto, uno de los relevantes temas analizados en mesa redonda ha sido el del papel de las personas en las organizaciones del futuro. Acerca de los retos que supone este fenómeno para las empresas, desde CEN7días, hemos preguntado a dos de los ponentes de esta convocatoria: el director general de Laboratorios CINFA, Juan Goñi, y el director general de Hidro Rubber, Jon Angulo.

¿Qué papel jugarán las personas en la empresa del futuro?

Juan Goñi: A pesar de los procesos de digitalización y automatización que se están produciendo, las personas van a marcar cada día más la diferencia de las organizaciones. El papel de las personas va a estar más orientado al análisis de procesos complejos que vivimos en la sociedad del siglo XXI. Especialmente importante será conectar de manera innovadora en los consumidores cada día más informados y exigentes. El marketing, la comunicación, la innovación son procesos profundamente humanos. Estos procesos van a ser los más importantes en las empresas para los próximos años.

Jon Angulo: En toda organización las personas son el eje de la misma. Todo, absolutamente todo, gira entorno a personas. En base a la involucración, la ilusión y a la pasión de las personas que constituyen una empresa el proyecto puede ser brillante, mediocre o pobre. O lo que es lo mismo, beneficioso, neutro o ruinoso. O lo que es lo mismo, enriquecedor, continuista o desmotivador. O lo que es lo mismo… 

Una empresa vive si genera beneficio, de lo contrario el proyecto se cae, y también el colectivo que lo integra. El peso económico de las personas en la cuenta de resultados solo se justifica si estas generan valor. Por lo tanto, los dirigentes de las empresas tenemos que tener en cuenta que, si queremos mantener a todos los colectivos en nuestra empresa, parte de nuestro tiempo debe estar dedicado a que en todos los puestos de la organización se genere valor.


Tal y como avanza la tecnología, en el futuro, las personas solo harán aquellos trabajos que no puedan hacer las máquinas. Posiblemente, esos trabajos son los que nos hacen ser personas; pensar, comunicar, motivar, crear, innovar, trabajar en equipo, dirigir….

¿Cómo influirá este nuevo papel en la gestión del capital humano?

Juan Goñi:
Es absolutamente necesario que las organizaciones nos preocupemos por cultivar entornos de confianza y crecimiento personal para que el talento despliegue todo su potencial. En las organizaciones de futuro el dialogo, el pensamiento complejo e interdisciplinar, el trabajo en equipo van a ser claves en el nuevo despliegue de tecnologías, productos y servicios. En este sentido, las organizaciones tenemos que dejar lenguajes y modelos organizativos jerárquicos y paternalistas para pasar a fomentar un entorno de relaciones donde la persona sea ella misma.

Jon Angulo: Tendremos perfiles relativamente diferentes a los que tenemos hoy. Por un lado, tendremos a las personas que programarán y se encargarán de hacer que las máquinas y los robots trabajen, de que todo esté conectado, y de obtener la información (tengo una amiga que los llama los “frikis”). Por otro lado, tendremos un colectivo de gente creativa, que estará centrado en aportar soluciones nuevas al mercado (estos serán los soñadores). Finalmente, tendremos los equipos de dirección, que tratarán de enlazar los dos mundos. Por lo tanto, pienso que deberemos gestionar colectivos muy diferentes. Será apasionante.

Sí tengo bastante claro que el colectivo de operarios desaparecerá. El cliente no estará dispuesto a pagar por alguien que durante 8 horas saca piezas de una máquina de forma repetitiva, o mueve material, cuando lo puede hacer un robot. Quedarán los mantenedores de máquinas.

El coste para la empresa de un trabajador puede rondar los 30.000 euros anuales. La automatización de las extracción de piezas mediante robot de una máquina, en nuestro caso, ronda los 40.000€. La diferencia es que el coste del operario se repite cada año, y la del robot solo es una vez.

¿Cuáles son los retos de la empresa en este entorno de futuro del trabajo?

Juan Goñi: En mi modesta opinión los podría resumir en tres:

1. Crear entornos de trabajo que las personas sientan como estimulantes. Entornos que estimulen el pensamiento colectivo.

2. Prepararnos para la flexibilidad que el mundo nos va a imponer en todo pero también en el trabajo: el teletrabajo, la flexibilidad horaria, la formación digital, las distintas culturas internacionales que se incorporan, la mayor democratización a la que se enfrenta la sociedad etc.


3. Los equipos de Recursos Humanos tienen que entender mejor a la persona y ponerla en el centro. Su misión va a ser hacer entender a toda la organización cómo son las personas, qué tipo de personas queremos en nuestro entorno cultural, cómo liderarlas, cómo entender la complejidad y también la fragilidad del hombre de nuestro tiempo.

Jon Angulo: Para mí el gran reto va estar en saber qué hacer con esta gente que va a ser sustituida por maquinas. No todo el mundo va a poder reciclarse. Es la gran incógnita, pero como en muchos sectores y marcas que han desaparecido o casi -máquinas de escribir (Olivetti), Fax, Nokia, Kodak, los casetes…- es propio de la evolución. Todo está en el valor que eres capaz de generar.

¿Cómo afrontan estos retos desde sus propias empresas?

Juan Goñi: Hace años que el departamento de desarrollo de personas es un elemento esencial en la estrategia de nuestra compañía. Intentamos crear modelos organizativos flexibles dónde se desarrolle el dialogo continuo para entender los problemas a los que nos enfrentamos.

Tenemos equipos transversales pensando en nuestros nuevos productos. Para nosotros, crear un entorno de confianza es la base para que las personas primero sean ellas mismas y así desarrollen todo su potencial. La confianza se plasma en muchos detalles: no se ficha en Cinfa, intentamos quitar los privilegios por jerarquía para no crear distancias, tenemos flexibilidad de horarios, nuestras líneas de producción paran todos los turnos para dar información, informamos mensualmente y con transparencia de los resultados económicos de la compañía… Estos y otros detalles nos permiten tener un ambiente de confianza, pero esta es una tarea interminable que tenemos que seguir reforzando de cara al futuro.

Jon Angulo: En un mercado cada vez más competitivo y global, no nos queda más remedio que genera valor en cada operación. Nosotros, poco a poco hemos ido incorporando máquinas de visión artificial, máquinas de montaje automático, tenemos planificada la inversión de la extracción automática de determinadas piezas por robots…  Desde hace aproximadamente 3 años tenemos un puesto de automatización.

Dado que trabajamos en un proyecto de personas, nuestro compromiso es mantener al equipo. Hay dos formas de salir de Hidro Rubber; o te vas, o haces méritos para que te vayas. Todo el resto continuará. Para enfrentarnos a lo que va a venir, procuramos no contratar personal nuevo de forma indefinida. Tenemos muy claro, y marcado en la estrategia que el crecimiento de personas debe venir en técnicos y técnicos comerciales.

 

Imprimir noticia