PORTADA  /  APERTURA  /  ACTUALIDAD CEN  /  PREVENCIĶN  /  DESTACADOS  /  DESTACADO DERECHA IMG  /  INTERNACIONALIZACIĶN  /  DĶNDE HEMOS ESTADO   
 Actualidad CEN 
 RSS ACTUALIDAD CEN
Innovación en la formación
"Los centros innovadores se centran en la capacidad de resolver problemas y no en asimilar conocimientos"
María Beunza, socia de Happeninn Innovación
"Para transformar un centro educativo en un centro del siglo XXI son necesarios líderes capaces de convencer y mover a los demás".

 Descargar fichero relacionado Capacidad innovadora de los centros de educaciķn más prķximos al mercado laboral
Esta fue una de las conclusiones expuestas por la socia de Happeninn Innovación, María Beunza, durante la presentación del estudio “Capacidad innovadora de los centros de educación más próximos al mercado laboral”.
 
Este informe, elaborado por Happeninn Innovación, para la CEN, con la financiación del Servicio Navarro de Empleo, mide la innovación de los centros educativos navarros, con un extenso análisis de buenas prácticas. Las principales ideas de este documento se presentaron, el 19 de mayo, en el marco de una jornada dirigida a profesionales de la educación.
 
Por ejemplo, algunas de las características de los centros innovadores es que se centran en la capacidad de resolver retos y problemas, y no solo en asimilar conocimientos. Es decir, “el foco está en aprender y no tanto en enseñar”, explicó Beunza. Además, tal y como puso de manifiesto la socia de Happeninn, “los centros con mayor cultura de innovación colaboran estrechamente con el mercado laboral”.
 
Este contexto también supone un cambio respecto a la propia labor de los profesores, que ejercen de “guía del proceso educativo del alumno”. Algo que se refleja en que los docentes “son muy conscientes de que el conocimiento es muy accesible y evoluciona muy rápidamente y por ello emplean parte de su tiempo en enseñar a los alumnos a ser críticos con los contenidos y a acercarse a fuentes fiables”. Otra característica de los profesores de centros innovadores es que “se forman y actualizan en continuo”, además de “trabajar más por proyectos que por áreas de conocimiento”. 
 
En cuanto al análisis de la innovación en los centros navarros, Beunza señaló que, aunque “existe unanimidad” en reconocer que “la innovación es crítica para el crecimiento”, todavía “falta liderazgo y convicción” en los esfuerzos por innovar. Tal y como advierte el estudio, los centros innovan en producto, didáctica y organización, pero atienden menos el “cultivar competencias innovadores en sus alumnos”. En concreto, así como un 50% de los centros están basados en una “cultura de la eficiencia”, tan solo son 25% los centros gestionados bajo una “cultura creativa e innovadora”.
 
Además, “la mayoría de los centros no tiene un proceso establecido para poner en marcha las nuevas ideas y medir sus impactos”. La parte positiva, según puso de manifiesto Beunza, es que ninguno de los centros entrevistados para el estudio es percibido como “cerrado” a la innovación. En su parte final, el estudio recoge algunas recomendaciones dirigidas al sector educativo como el de asumir el concepto de “empleabilidad a lo largo de la vida”, clave para aumentar la capacidad de anticipar e innovar de las organizaciones.
 
Trabajar en retos: aplicar conocimiento a competencias concretas
 
Tras la exposición, se mostraron las buenas prácticas contempladas en el estudio, relatadas por sus propios protagonistas. Por ejemplo, de la importancia de aprender en retos concretos, habló el profesor de la Facultad de Economía de la Universidad de Navarra, Francesc Pujol. Este se refirió a cómo los alumnos del Grado en Economía y Leadership and Governance trabajan con “metodologías activas” que les llevan a “aportar sus conocimientos a competencias concretas”.
 
“Eso no son asignaturas, son procesos”, en los que se lanzan “proyectos sin reglas, sin instrucciones”, donde los alumnos aplican lo que han aprendido. Por ejemplo, se aplican “proyectos integrados”, que debe sacar adelante la clase en conjunto. Sin ir más lejos, durante el primer año, los alumnos del grado tienen que montar una iniciativa social real. Uno de los casos que expuso Pujol fue el de Stages Project, que, una vez finalizada la práctica, todavía funciona como plataforma de voluntariado.
 
En la sesión, también se conoció la gestión de la innovación en los centros de FP en Euskadi, con la exposición del director de Emprendimiento y Gestión del Cambio en el centro Tknika, Samuel Triguero,  que explicó, por ejemplo, como los centros vascos, “tanto públicos como privados, desarrollan sus capacidades innovadoras a través del trabajo en red”. Este también señaló que ya son 47 los centros de FP que están desarrollando su capacidad innovadora a través de proyectos de inteligencia competitiva y de rutinas de innovación.
 
Después, intervino la directora de ESIC Navarra, Ana Aracama que habló de los “simuladores empresariales”. Por ejemplo, el Desafío Junior Empresarial, en el que grupos de alumnos de diferentes centros compiten creando su propia empresa. Se trata así de “motivar y promover el espíritu y la cultura emprendedora”, explicó Aracama, que también se refirió a otras iniciativas de ESIC, como la del patrocinio de Young Business Talents, un simulador internacional que, solo en España, ya contó con la participación de 8.660 alumnos en el curso 2014-2015.
 
La jornada concluyó con la charla de la directora de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Pública de Navarra, Silvia Arazuri, que se refirió a la aplicación de innovadores métodos, por ejemplo, en el Grado de Ingeniería Agroalimentaria y de Medio Rural, con la aplicación de competencias transversales tales como el trabajo en equipos multidisciplinares, el aprendizaje autónomo o la capacidad de trabajar en proyectos. Por ejemplo, Gestión Medioambiental u Ordenación del Territorio son algunas de estas asignaturas que aplican estos métodos.
 
Imprimir noticia